BÁDMINTON, SQUASH, PÁDEL... ¿POR QUÉ NO CAMBIAR DE RAQUETA?

(3)
Escribir un comentario

¿Juegas al tenis y deseas seguir progresando? Es tiempo de mejorar el nivel de práctica gracias a otros 3 deportes de raqueta: el bádminton, el squash y el pádel. Deportes complementarios que además de brindarle placer le ayudarán en su práctica de tenis. No lo dudes, ¡cambia de raqueta!

¡Toma el volante!

Saltos, desplazamientos, smashs, lobs, el bádminton y el tenis tienen una relación cercana hasta en la utilización de las mismas palabras. Aunque el bádminton se practica en un terreno menos extenso y menos ancho con una red más elevada. Los desplazamientos y la táctica son diferentes, pero al mismo tiempo complementarios. Explicación :

¡Un deporte explosivo! El bádminton es una combinación incesante de saltos, de pasos de ajuste y de desplazamientos hacia delante y hacia los costados. El cuerpo debe estar en constante reacción según la trayectoria del volante. Los músculos de los glúteos y los abdominales, así como los dorsales, se ven expuestos a intensas repeticiones en lapsos de tiempo muy cortos. Este trabajo de explosividad se caracteriza en la práctica del tenis por una mejora en el dinamismo y la capacidad de hacer reaccionar al cuerpo según el golpe realizado por el adversario.

¡Coordinación y flexibilidad! Deporte rápido donde la trayectoria de los volantes necesita un ajuste permanente de las piernas, el bádminton requiere una adaptación muy rápida de sus movimientos/desplazamientos para efectuar un gesto correcto. El bádminton fomenta el desarrollo de la coordinación y también la flexibilidad del cuerpo. Aplicados al tenis, estos dos criterios permiten un ajuste mucho más preciso y refuerzan la aceleración de los golpes gracias a la flexibilidad desarrollada en la parte superior del cuerpo.

¡Vuela como un volante! Durante una hora de bádminton la distancia promedio recorrida es de 5 a 6 km. Los desplazamientos son ligeros, casi aéreos. Una ventaja considerable para la práctica de tenis, particularmente en el momento en que te pones de puntillas antes del golpe. Esencial para un buen posicionamiento.

¿Sabes de dónde viene el bádminton? El bádminton es originario de La India, donde se lo llamaba “poona”, actividad de recreación que se jugaba con una pelota ligera y una raqueta. En 1873, los ingleses lo oficializan en la ciudad del mismo nombre (¡Bádminton!), pero como no tenían una pelota, le adhieren plumas a un corcho de champagne. El primer volante había nacido.

 

¡Fortalece tu corazón gracias al squash!

3 muros, 1 pared de cristal: estos son los límites del terreno de squash. 62 m² para correr, flexionar, reflexionar y golpear la pequeña pelota negra. Considerado uno de los deportes donde más calorías se queman, el squash es además un ejercicio cardiovascular eficaz, es un complemento perfecto del tenis.

¡Ejercita la resistencia y la explosividad! Desplazamiento, posicionamiento, reposicionamiento, estas 3 palabras son esenciales en la práctica de deportes de raqueta, pero toman mayor amplitud cuando se habla del squash. La capacidad aeróbica del corazón se pone a prueba (la resistencia) y también la capacidad anaeróbica (la explosividad) para responder a la intensidad del ejercicio. Un aporte consecuente para el tenis, la recuperación entre los puntos será mejor y más eficaz. Mantenerse lúcido y fresco físicamente en el siguiente punto será más fácil gracias a esta capacidad de recuperación.

¡Desarrolla la agudeza visual! El squash es un deporte rápido. La pelota se desplaza a una velocidad de entre 10 y 200km/h promedio (280km/h para las más rápidas) y mide solamente 40mm de diámetro. El ojo se somete a una prueba difícil. Se adapta y trabaja sin cesar en una visión de 360°. Este trabajo tiene una repercusión considerable en la práctica del tenis: la pelota de tenis realiza trayectorias más rectilíneas y su velocidad es menos elevada, por lo tanto el ojo anticipa de mejor manera los golpes y le permite posicionarse más fácilmente.

¡Más resistencia! ¡No hay descanso para los valientes! Encadena los golpes, encadena los puntos. El esfuerzo continuo que se realiza durante la práctica del squash te permitirá trabajar en la resistencia física. Adquiriendo cada vez más resistencia, notarás la diferencia en el terreno de tenis mediante su capacidad para encadenar los puntos y las jugadas.

¿Sabías que? Se queman un promedio de 900 calorías en 1 hora de práctica de squash, lo que lo convierte en uno de los deportes de más gasto de energía, pero también en uno de los más saludables que existen.

 

Para ganar, ¡hay que ser precisos!

Nacido en México en 1974, el pádel se exporta a España donde se convierte en pocos años en uno de los deportes más populares, con 8 millones de jugadores. El pádel se juega en un terreno de 20m de largo por 10m de ancho. Los puntos pueden ser muy largos. A medio camino entre el bádminton, el squash y el tenis, este deporte se convierte en uno de los deportes que se puede compaginar con el tenis:

¡Juegua en equipo! En 2 contra 2, el pádel es un deporte de equipo donde la coordinación es esencial. Aplicar esta coordinación en un terreno de tenis, ya sea en dobles o simples, te aporta una mejor precisión en los golpes realizados.

¡Saltos, desplazamientos, pasos de ajuste, voleas, smash, juego en la red, defensa! Todo un conjunto de elementos para trabajar en el movimiento de las piernas de manera intensiva. Este trabajo influirá en tu práctica de tenis.

¡La precisión! Finalizar un punto en pádel es más complicado que en tenis. Armarse de paciencia y dar el golpe justo en el lugar preciso es esencial para ganar el punto. Se debe ser preciso para desestabilizar al adversario. Esta paciencia y esta precisión se aplican perfectamente a la práctica de tenis. Hay que tomarse el tiempo de construir la jugada del punto para concluir con mayor facilidad.

¿Sabías que? El punto de pádel más largo de la historia ha durado 2 minutos (80 intercambios).

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
Escribir una opinión
IR ARRIBA